6/9/2011

Material informativo e ilustrativo sobre el día del maestro

11 DE SEPTIEMBRE:"DÍA DEL MAESTRO"


DOMINGUITO UN NIÑO DE SAN JUAN

El 15 de febrero de 1811 en la provincia de San Juan nació el sexto hijo de la familia Sarmiento. Se llamó Faustino Valentín, pero le decían Domingo o Dominguito. Vivían en una casita humilde, sin terminar. El papá don Clemente Sarmiento, era soldado de la Patria. Lo que ganaba no le alcanzaba para mantener a los suyos. Por eso la mamá, doña Paula Albarracín, tejía mucho en su telar. Hacía ponchos, telas y mantas, para luego venderlos y juntar lo que necesitaba para vivir y terminar la casita.


A Dominguito, como a todos los niños, le gustaba jugar, claro, pero lo que más deseaba era aprender a leer. Lo logró a los cuatro años. Se pasaba horas y horas leyendo, en el patio de su casa, bajo una gran higuera; mientras su mamá tejía en el telar.

QUISO SABER, APRENDER…¡Y ENSEÑAR!


A los cinco añitos, Domingo ya leía muy bien, ¡sin equivocarse ni una letra! Desde entonces, los libros fuero sus amigos inseparables.
Fue a la “Escuela de la Patria”, donde durante nueve años, se destacó como un alumno ejemplar… ¡y también, por no haber faltado ni un solo día a clase!
Quería aprender…para saber y, así, después poder enseñar todo lo que había aprendido.
No tuvo que esperar mucho tiempo: a la edad de quince años, viajó con su tío a la provincia de San Luis. Allí, en el pueblito de San Francisco del Monte, fundó una escuelita, donde enseñó a los campesinos y a sus hijos a leer y escribir.
Había cumplido su sueño: ¡SER MAESTRO!

¡HIZO MUCHÍSIMAS COSAS!


Domingo Faustino Sarmiento trabajó y estudió mucho, muchísimo.
Como su familia era muy pobre, apenas terminó la escuela elemental, necesitó trabajar. No pudo seguir estudiando en los colegios de Buenos Aires ni en los de Europa.
Sin embargo, ¡no se conformó!
Se esforzó sin descanso, por aprender y aprender.
Trabajó como empleado en una almacén y, en sus ratos libres, leía y estudiaba.
¡quería progresar, superarse!
Un día, por estar en desacuerdo, con los gobernantes de ese momento, debió irse por un tiempo a Chile. Allí fue maestro, y minero en una mina de plata. Pero, por las noches, ¡seguía estudiando! Aprendió inglés y francés, para poder leer libros importantes en esos idiomas.
De regreso a su Patria, además de maestro, fue periodista, soldado, director de una escuela… Escribió libros muy interesantes. Llegó a ser gobernador de San Juan. Fundó muchas escuelas y bibliotecas.
Fue embajador en los Estados Unidos.
Y un día… ¡Presidente de la Nación!

POR SOBRE TODAS LAS COSAS…¡MAESTRO!


Como hemos visto, muchos valientes como Manuel Belgrano y José de San Martín, lucharon por la libertad de la Patria. Domingo Faustino Sarmiento también luchó…, pero por la educación y el progreso ¡ contra la ignorancia!
Y como un sembrador que pone semillitas en la tierra para que nazcan plantitas…,él “SEMBRÓ” escuelas en todas partes: en las ciudades, en los campos, en las montañas, en los pueblitos…
Y para formar a quienes quisieran convertirse en maestros, fundó la Escuela Normal. Creó escuelas primarias, secundarias y otras especializadas en minería, agricultura y ciencias.
¡se preocupó por la educación de niños y adultos! Por eso, lo recordamos con muchísimo cariño. Y también, brindamos nuestro agradecimiento a todos nuestros queridísimos maestros…¡que tanto hacen por nosotros!
Murió un 11 de setiembre de 1888, en Paraguay. Su obra fue tan importante que se lo nombró “Maestro de América”. Un día para homenajear a todos los maestros que tantas cosas buenas hacen por los niños.

1 comentario:

  1. Muy lindo el material que ofrecen!! los felicito por au blog!! :-)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, Muchas Gracias!!!